Activistas de Extinction Rebellion bloquean la entrada de la sede internacional de Shell

El pasado 19 de abril, por la mañana, alrededor de 50 activistas de “Extinction Rebellion Holanda” bloquearon la entrada de la sede internacional de Shell en La Haya. Algunos se pegaron al cristal de la compañía, otros echaron sangre falsa en las escaleras a modo de acto simbólico  y otros  pintaron con spray su mensaje en la entrada del edificio. Shell es uno de los principales responsables de la crisis ecológica. Extinction Rebellion pide al gobierno holandés que corte lazos con Shell y que haga a la compañía rendir cuentas por atentar contra la seguridad de las generaciones actuales y futuras.

Estamos en mitad de la sexta extinción masiva de especies y el gobierno es incapaz de protegernos. Los seres humanos así como los ecosistemas están en serio peligro. Todavía estamos a tiempo para cambiar el curso de la historia. El gobierno debe de contar la verdad acerca de la crisis climática y actuar consecuentemente. Esto incluye acabar con la industria petrolífera, que es la principal responsable de la mayor parte de las emisiones de CO2 a nuestra atmósfera. Kate Mitchell, activista de Extinction Rebellion, dice “Shell es uno de los mayores contaminantes del planeta y peligra la supervivencia de millones de especies. Pedimos al pueblo que se manifieste con nosotros y que no tolere la conducta de Shell”. El martes pasado, “Extinction Rebellion Holanda” ocupó la Corte Criminal Internacional (ICC) pidiendo que se reconociese el genocidio como un crimen internacional.

Según el informe Carbon Major, Shell es una de las 10 empresas mundiales que tienen más emisiones globales desde 1988. Aunque Shell conoce lasconsecuencias destructivas y potencialmente mortales de la perforación de petróleo y gas, ha seguido emitiendo CO2 a la atmósfera hasta el día de hoy. Cada año, Shell produce el doble de emisiones den Holanda. Además, Shell sigue destruyendo de manera activa y consciente los ecosistemas y las vidas de los indígenas de Nigeria.

La Rebelión acaba de empezar. Hay muchas más acciones no violentas de desobediencia civil planeadas para el futuro y no se detendrán hasta que la crisis climática sea resuelta. Mañana habrá una procesión fúnebre en Rotterdam y el próximo viernes habrá bloqueos de carreteras en Ámsterdam. El movimiento se está extendiendo rápidamente en todo el mundo, con acciones en Londres, Sudáfrica, Suecia y muchos otros países. Las cuatro demandas de Extinction Rebellion NL así como las acciones futuras se pueden encontrar en el sitio web www.extinctionrebellion.nl.